¿Necesita mi niño una entrada?